Queen

freedie

El tren se había alejado lentamente y allí estaba yo, dejando marchar a mi amor. Me quedé con sus cosas: sus discos, su guitarra, sus canciones… pensando qué dirección tomar ahora. Si salir de la estación e irme al Corte Inglés o escapar en dirección contraria y sentarme en el parque a llorar mis penas.

Eran muchos recuerdos los que se alejaban; tantas historias que habían llenado nuestros días durante los cinco años que convivimos. Los éxitos y fracasos que, día a día, nos hicieron permanecer en la misma situación, haciendo que nos amáramos cada vez más. Hasta que llegó el correo.

Entonces el tren desapareció por completo. Lo vi alejarse lentamente, y de repente comencé a pensar en el día en que le conocí. Fue en un concierto. Estábamos viendo la actuación de Queen, junto con otros miles de personas. Freddie Mercury estaba cantando “A Kind of Magic”.

Sin embargo, un nuevo tren llegó pocos minutos más tarde. Y con él mi pensamiento hizo que, de repente, surgiera una nueva ilusión. Entendí el símil que el destino plasmaba ante mí. Otra etapa a cubrir en mi vida, un nuevo tren, podría suponer una nueva razón para ser feliz. Yo misma me di la respuesta y, mirando a la gente que bajaba del tren, descubrí a un grupo de antiguos amigos que bajaban del vagón.

Elsa Ortells

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s