La vida sin objetivos

alzheimers-63610_960_720

Era una mujer mayor que subió al tren en la estación de Sagunto y, después de echar una ojeada al vagón semivacio, decidió sentarse a mi lado. Tenia ganas de hablar y, sin hacer caso de mi manifiesto desinterés, comenzó a contarme su historia.

Llegaron su marido y ella con los dos niños al Puerto de Sagunto en los años 70. Venían de un pueblo de Albacete. No le costó mucho a él encontrar trabajo pero un accidente laboral grave lo mató a las pocas semanas. La viuda y los hijos no tuvieron derecho a una pensión. Personas compasivas, viendo su situación, le consiguieron un trabajo de limpieza nocturno, así como también un colegio donde los niños podrían estar internos. Se resistió, pues no quería que sus hijos crecieran lejos de ella. La tacharon de desagradecida y mala madre por no aspirar a un futuro mejor para ellos. Cedió finalmente. Los niños pues ingresaron en un colegio en Valencia y ella se quedó en el Puerto trabajando, durmiendo poco y alimentándose mal, ahorrando al máximo para poder llevarles, cuando les visitaba el fin de semana, algún regalo o golosina.

El tiempo pasó. Los niños eran listos y aplicados y consiguieron una beca para cursar estudios superiores. Ella no se alegró: había pensado que los recuperaría cuando tuvieran edad para empezar a trabajar y vivir, al fin, juntos. Pese a ello acabó aceptando, arrepentida por su egoismo. La beca no cubría todos los gastos y era preciso aportar más. Lo hizo utilizando el dinero que habia conseguido ahorrar para dar la entrada de un pisito modesto; pensó que podía seguir realquilada unos años más. Estaba muy orgullosa de ellos. Su vida había sido dura, siempre sola, trabajando y ahorrando, ilusionada con un mañana en el cual volverían a reunirse. Ya de mayores no tenían nunca tiempo para ir a ver a su madre y parecía que les incomodaban cada vez mas sus visitas por lo que poco a poco fue espaciándolas.

Ahora trabajaban ambos, y tenían sus propias familias. Sus hijos la querían, sin duda, incluso le habían ofrecido que viviera con ellos. No lo pudo aceptar: se daba cuenta de lo forzada que resultaba la propuesta. Los quería entrañablemente, pero eran extraños: no podía hablar con ellos de nada.

Y así estaba ahora: jubilada, sin ilusiones al despertarse por las mañanas, esperando que llegara la noche que cada vez era mas larga, sin agobios económicos pero más sola y triste de lo que había estado jamás. Su vida siempre tuvo un objetivo: sacar adelante a sus hijos, y lo había conseguido. Ahora mismo ya no le encontraba ningún sentido y sólo deseaba que terminara.

                                    Inmaculada Alemany

Anuncios

7 respuestas a “La vida sin objetivos

  1. Jtrainer 25 febrero, 2018 / 10:40 pm

    Historia triste pero muy real y muy bien contada. Enhorabuena compañera.

    Me gusta

  2. Elena Martínez 26 febrero, 2018 / 12:51 pm

    Muy triste ver como se llega a la jubilación sola después de haberte sacrificado tanto

    Me gusta

  3. Nieves B 26 febrero, 2018 / 12:55 pm

    Seguramente nadie les enseñó a ser agradecidos. Me ha gustado como lo cuentas Inmaculada.

    Me gusta

  4. elena balado 26 febrero, 2018 / 4:40 pm

    Que dolor más grande tener que sentir a tus hijos como extraños…..para pensar…..

    Me gusta

  5. Pedro Ivars Sabater 27 febrero, 2018 / 11:23 am

    El amor de los padres es incondicional. Das la vida por ellos, lo entregas todo y recibes lo que te quieran dar.

    Me gusta

  6. Vicente Mas 1 marzo, 2018 / 1:48 pm

    Soy del puerto de sagunto desde 1946, me gusta la historia.

    Me gusta

  7. María del Mar 1 marzo, 2018 / 10:40 pm

    Una madre nunca encontrará justicia. Lo que recibe una madre jamás se podrá equiparar a su sacrificio y generosidad. Y al amor por los hijos no digamos…

    Qué dura me he puesto…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s