La migración de las aves

barn-swallows-2461911_960_720

Ya desde la antigüedad el fenómeno de la migración de las aves ha causado mucha fascinación e incógnitas a todo tipo de personas. Aristóteles ya explicaba en su obra “Historia de los animales” que algunas especies, con los efectos del frío, se desplazaban a regiones más cálidas. Los poetas se han inspirado también en este fenómeno: Bécquer se inspiró en las golondrinas para su rima: Volverán las oscuras golondrinas

La migración de las aves es un fenómeno que podemos observar principalmente en el hemisferio norte, donde las masas de tierra están más cercanas al Polo Norte (Europa, América  del  Norte y Asia), con grandes cambios climáticos anuales, encontrando inviernos muy fríos y con escasez de alimentos y veranos cálidos con gran abundancia. En el hemisferio sur aunque también se produce este fenómeno, si bien es menos evidente. Las masas de tierra están más alejadas del Polo Sur y las variaciones  climáticas anuales son menos marcadas. La abundancia de alimento y un clima estable,  hace que muchas especies de aves no tengan la necesidad de migrar.

Hoy en día se dispone de bastante información sobre el fenómeno de la migración de las aves. Sabemos que, para orientarse en sus viajes, utilizan diferentes referencias, como son las estrellas, el sol, los accidentes geográficos e incluso el campo magnético de la Tierra. Hay aves que migran por la noche y otras por el día. Las aves que son migrantes nocturnas emprenden su viaje al atardecer, utilizando toda la noche para desplazarse y durante el día descansan y se alimentan. Las migrantes diurnas se desplazan por el día y descansan por la noche.

Las aves migratorias, con su extraordinaria capacidad de vuelo, realizan los movimientos más extraordinarios y sorprendentes, viajando algunas especies miles y miles de kilómetros, desde las tundras del círculo polar ártico hasta el sur del continente africano. Lo hacen sorteando toda clase barreras, tanto físicas (montañas, desiertos, mares etc.) como meteorológicas (tormentas, vientos en contra, etc.) y humanas (caza, cautiverio y alteración del hábitat).

Una de las aves migratorias más reconocidas a nivel mundial es la golondrina; su sentido para orientarse está muy desarrollado. Recuerda las zonas por las que se ha desplazado anteriormente y puede volver al nido donde nació o que utilizó en años anteriores. Se alimenta de insectos y se desplaza durante el día durmiendo por la noche en zonas llamadas dormideros, donde acude en grandes bandadas.

Las aves migratorias son incansables viajeras que recorren miles de kilómetros y se enfrentan a múltiples peligros cada año con un fin: la supervivencia de su especie. No seamos nosotros los causantes de su desaparición.

Bienvenida Garcés

Anuncios

4 respuestas a “La migración de las aves

  1. elena balado 16 marzo, 2018 / 10:22 pm

    Se nota que te gustan los pajaritos….

    Me gusta

  2. elena balado 16 marzo, 2018 / 10:24 pm

    Se nota que te gustan los pajaritos…buen relato

    Me gusta

  3. David Hernández 21 abril, 2018 / 3:51 am

    Un buen artículo, Bienve. Ojalá el ser humano deje a las aves que migren tranquilas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s