Aquella música

49323205

Escuchar aquella música siempre le evocaba la primera vez que descubrieron, por casualidad, una pequeña ermita en el Valle de Garcipollera, cerca de Jaca (Huesca). El río Ijuez, ruidoso por el deshielo, la verde pradera plagada de dientes de león y falso azafrán y ese bosque en cuyo centro se encontraba la ermita de Iguacel protegida por su árbol maestro.

De camino, como si fuera un ritual, siempre le cantaba esa canción que tanto significaba para ellos. Su potente y modulada voz, así como el sentimiento con que la cantaba, la envolvía y le hacía sentirse como un hada en ese lugar mágico.

No era solamente el sonido lo que acariciaba sus sentimientos: era la armonía del lugar, la vieja piedra de las paredes de la ermita, la cantarína fuente de agua cristalina, las magníficas pinturas de su ábside y la paz que se respiraba allí dentro. Era su suelo, decorado con motivos geométricos, hechos con piedras de río colocadas de canto y, según los del lugar, con dos puntos mágicos señalados por el dibujo en piedra de la letra lambda y una cruz inscrita en círculos concéntricos. ¡Cuántas experiencias habían tenido allí dentro!,¡Cuánto habían aprendido de Románico y Gótico en ese lugar!.

Tras haber descansado y saber que ya nada volvería a ser igual, pensó en retomar aquellos libros y apuntes olvidados hace casi cuatro años y volver a sentir su fuerza, recordando tantas horas de estudio juntos y la felicidad que les envolvía en cada clase práctica. ¡Qué bien lo habían pasado!, ¡Cuánta buena gente habían conocido!.

La duda ahora era ser capaz de hacer cosas sin ÉL. Muchas veces el sentimiento la superaba sin que pudiera evitarlo pero, poco a poco, paso a paso, empezaba ha retomar las cosas que tanto le gustaban. Le costaba pero lo conseguiría pues volvía a tener la alegría y la fuerza que esa música le transmitía.

Elena Balado

Anuncios

17 respuestas a “Aquella música

  1. Julia Reyes Nieto Carrasco 15 marzo, 2018 / 11:09 am

    Maravilloso recuerdo el que has descrito, la música lo envuelve todo y el sonido de esa canción siempre te unirá a la persona que te lo hizo tener.

    Me gusta

  2. Nieves Bejerano 15 marzo, 2018 / 12:47 pm

    Muy bonito Elena. Hay mucha sensibilidad en tu relato.

    Me gusta

  3. José Angel 15 marzo, 2018 / 6:51 pm

    Yo conozco algo de Jaca y tu relato me ha recordado aquellos bonitos paisajes.

    Me gusta

  4. María José 15 marzo, 2018 / 9:28 pm

    Muy bonito relato Elena, lleno de sentimientos y emociones…

    Me gusta

  5. Carlos Martorell Guirao 16 marzo, 2018 / 9:00 pm

    He podido oír esa melodía, es encantadora.

    Me gusta

  6. elena balado 17 marzo, 2018 / 11:35 am

    Jose Angel si vuelves por Jaca no te pierdas Iguacel, te aseguro que no te decepcionará. Alrededor de Jaca hay muchos rincones, muy desconocidos, que son maravillosos.Todo el Pirineo es maravilloso y he tenido la suerte de recorrerlo muchas veces. Gracias por tu comentario.

    Me gusta

  7. elena balado 17 marzo, 2018 / 11:36 am

    Julia, ¡qué bien lo sabes!……. gracias por compartir

    Me gusta

  8. elena balado 17 marzo, 2018 / 11:37 am

    Maria José y Nieves…. gracias a vosotras por los comentarios…..

    Me gusta

  9. elena balado 17 marzo, 2018 / 11:38 am

    Carlos, que la puedas escuchar por mucho tiempo. Gracias

    Me gusta

  10. Elena Martínez 17 marzo, 2018 / 8:17 pm

    Precioso relato Elena no creo que El se te olvide nunca, y menos con esa sensibilidad que tienes, brillante

    Me gusta

  11. VICENTE GARCÉS 17 marzo, 2018 / 10:33 pm

    Los buenos recuerdos que guardamos en nuestro corazón, son el motivo que nos impulsa a seguir adelante

    Me gusta

  12. elena balado 20 marzo, 2018 / 11:31 am

    Elena, era un ser maravilloso, en todos los sentidos. Gracias.

    Me gusta

  13. elena balado 20 marzo, 2018 / 11:33 am

    Vicente,si no fuera por todos esos buenos recuerdos que tengo, sería imposible vivir. Gracias.

    Me gusta

  14. María Dolores 21 marzo, 2018 / 8:08 am

    Muy bonito como siempre las tuyas Elena

    Me gusta

  15. elena balado 23 marzo, 2018 / 4:06 pm

    Maria Dolores, son sentimientos nada más. Gracias

    Me gusta

  16. Jtrainer 24 marzo, 2018 / 7:19 pm

    Elena, un día hacemos las mochilas y emprendemos la aventura.

    Me gusta

  17. elena balado 25 marzo, 2018 / 6:02 pm

    Jose Angel, no me importaría…. tengo una lesión en el pie pero, lo intentaría a mi ritmo. He vivido muchas aventuras con las mochilas, algún día podremos ponerlas en común. Gracias por el ofrecimiento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s