Sin aire

audi-3179274_960_720

Ni por todo el oro del mundo hubiera imaginado que me vería involucrada en una situación como la que os voy a contar. Un día que iba caminando por la calle, al pasar por delante de un banco me percaté de que lo estaban atracando; entonces me escondí como pude, y la casualidad quiso que fuera justo detrás de la furgoneta que los atracadores tenían preparada para la huida.

Esa era la realidad. Nada tenía planeado, pero la imaginación se me disparó en segundos y, como pude, le quité a las ruedas de atrás la válvula del aire para que se deshincharan y así no pudieran ir muy lejos. Las alarmas del banco empezaron a sonar y los atracadores empezaron a salir. Cuando emprendieron la huida se dieron cuenta del estado de las ruedas. Llegó la policía en ese momento y les conté mi ocurrencia.
Y aunque todos mis conocidos me hubieran dicho que estaba loca, y yo sabía que tenían toda la razón, lo hice sin pensar en las consecuencias que me podían acarrear. Todo el mundo me felicitó.
La decisión era definitiva. No iba a quedarme sin hacer nada y, como pude, actúe, inconscientemente sí, pero creo que más vale hacer algo aunque después te arrepientas, que arrepentirte de no hacer nada.
Elena M.
Anuncios

8 respuestas a “Sin aire

  1. Silvestre 16 marzo, 2018 / 8:15 am

    Pues si Elena,una aventura interesante y tu con la conciencia muy tranquila,lo contrario creo que te hubiera martirizado.Enhorabuena

    Me gusta

  2. elena balado 16 marzo, 2018 / 7:25 pm

    Muy aguda y rápida de reflejos……

    Me gusta

  3. Carlos Martorell Guirao 16 marzo, 2018 / 8:52 pm

    Haz lo que debes y después, venga lo que venga.

    Estupenda historia.

    Me gusta

  4. Jtrainer 17 marzo, 2018 / 6:17 am

    Muy atrevida amiga, pero el resultado lo mereció.

    Me gusta

  5. Elena Martínez 17 marzo, 2018 / 7:57 pm

    Gracias compañeros

    Me gusta

  6. María del Mar 18 marzo, 2018 / 6:49 pm

    Y dirían los atracadores: ¡”qué simpática “!

    Muy bien Elena, solo las valientes imponen la razón al miedo…

    Me gusta

  7. Manuel Cañadas 20 marzo, 2018 / 7:14 pm

    Perdona Elena, pero te diré que no hiciste muy bien. Poner en riesgo tu vida por coger a unos pobres atracadores, que no hacían si no robar a los ladrones de orden superior que a todos nos roban, con permiso del poder político y que después le salva de sus errores con el dinero d todos.
    Pensaste en eso?…volverías a hacer lo mismo?…crees que eso es justo? es el bien?…no te juegues tu integridad por eso, por favor, no lo merece.

    Me gusta

  8. Amparo Marti 22 marzo, 2018 / 8:47 pm

    Me ha gustado mucho este relato,denota la fuerza y astucia de una mujer valiente;Como tu eres .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s