La boutique

desktop-3169984_960_720

La primera vez que pasé por allí me pareció que algo recorría mi cuerpo. Era una mezcla de miedo, curiosidad, presión y, por qué no decirlo, envidia. Pero una envidia sana, una sensación de empezar a escalar una cima .

Tras haber observado con detalle que pasaban los días y yo seguía sintiendo esa extraña sensación, intenté indagar por qué me ocurría eso. Y me acerqué a unos metros de aquel iluminado y gran escaparate. Miré quién entraba y quién salía de aquella tienda y cómo iban cambiando el escaparate cada cuatro o cinco días. Nunca me había podido permitir comprar aquel tipo de ropa, sombreros y demás complementos, pero no voy a negar que siempre me encantaron y quedaba fascinada cuando alguna mujer pasaba luciéndolos por mi lado.

Días después, con ilusión, pero también con tímida cautela, me decidí a entrar en la tienda y preguntar si necesitaban a alguna persona para hacer retoques y arreglos. Cuando salí, parecía Antoñita la Fantástica: mi cabeza daba vueltas e imaginaba toda clase de trajes en mis manos, con miles de coloridos y texturas. Me sentí muy feliz con mis pensamientos y con una leve sonrisa en mis labios. Me fui respirando hondo, y satisfecha como el que ha aprobado un examen con sobresaliente después de esforzarse mucho.

La consecuencia de todo esto es que, cada vez más a menudo, me fui integrando en la confección y el diseño. Fui escalando aquella cima que siempre soñé. Con tenacidad y paciencia logre mi sueño. Llegó mi tiempo de bonanza. Y compré La Boutique. Estoy convencida de que fue lo mejor que hice, pues mi sueño se había hecho realidad y yo hacía, con optimismo y a la perfección, lo que mas me gustaba: diseñar y confeccionar ropa.

Amparo Martí

Anuncios

8 respuestas a “La boutique

  1. Manuel Cañadas 20 marzo, 2018 / 6:54 pm

    Muy bien….plas plas plas.

    Me gusta

  2. MªJesús Mateo Mayandia 20 marzo, 2018 / 8:13 pm

    Me ha encantado. Todos deberiamos realizar alguno de nuestros sueños en la vida.

    Me gusta

  3. Elena Martínez 20 marzo, 2018 / 9:10 pm

    Bravo, tienes que continuar así

    Me gusta

  4. elena balado 20 marzo, 2018 / 10:50 pm

    Tengo una boda…… ¿me podrás hacer un “modelito”?….. gracias por el relato Amparo.

    Me gusta

  5. Julia Reyes Nieto Carrasco 21 marzo, 2018 / 6:56 am

    Me ha encantado, no hay nada más satisfactorio que realizar los sueños.

    Me gusta

  6. trainer 21 marzo, 2018 / 12:27 pm

    Cada día mejor amiga, como los buenos vinos.

    Me gusta

  7. Amparo Marti 21 marzo, 2018 / 9:33 pm

    Si me decis cosas tan bonitas ,no parare de escribir..Gracias

    Me gusta

  8. Silvestre 24 marzo, 2018 / 6:57 pm

    Bonita historia,parece uno de esos relatos que vemos en películas,pero que son la vida misma.Animo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s