No es oro todo lo que reluce

man-1675685_960_720

Decidí que hasta ahí había llegado. No estaba dispuesta a escuchar más mentiras: lo había estado tapando todos estos años que estábamos juntos, ante la familia y amigos. Todos alucinaban de la vida que llevábamos: coches de lujo, viajes, casas, etc.

Acababa de adquirir una mansión cerca del monte Chilton. Para la inauguración invitó a todos los amigos y familiares. Tenía que ser una fiesta de película, que no faltara de nada (que todos lo admiraran): música en directo, jardín bien decorado, buena comida y buena bebida. Él, amable y simpático con todos.

En plena fiesta sonó su teléfono y de repente se detuvo. El aire se convirtió en agobio, le faltaba. Se puso blanco. Cogió su coche y salió sin decir nada. Nadie supo a donde fue, ni cual fue el motivo de la llamada, pero yo sabía desde un principio que esto llegaría en algún momento. Sus negocios, que yo intuía que eran ilícitos, le pasaron factura.

Me casé con un mafioso.

Puri Galindo Herrero

Anuncios

2 respuestas a “No es oro todo lo que reluce

  1. elena balado 20 marzo, 2018 / 11:23 am

    Espero que nos sea verdad…. me ha gustado …..

    Me gusta

  2. Manuel Cañadas 20 marzo, 2018 / 7:06 pm

    Es un muy buen relato.
    Tensión, resolución y nota casi humorística.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s