Las manos en alto, donde las pueda ver

fake-2355686_960_720.jpg

Sólo hay que echar una mirada corta a los medios para sentir ofendida la poca inteligencia que uno pueda tener. Es un sin parar de desfachateces, mentiras absurdas o documentos ad hoc, adecuados o especialmente dispuestos para un determinado fin; trolear, mentir, engañar. Si Aristóteles levantara la cabeza se preguntaría dónde narices tienen guardada esta peña la ética. ¿En qué momentos de sus vidas la perdieron o abandonaron? ¿Duermen bien por las noches ? Es un desfile de poca vergüenza, aderezada con Chanel o Valentino, tattoo discreto y tacón de aguja, de fina estampa. Mantilla y bandera a media asta. Retroceso casposo, cateto y chabacano. Pocas luces y muchas sombras. Tengo un colega que no quería sombra, por no hacer sombra a nadie. Se llama miedo. Cierren filas: todos bajo palio.

Mientras los acontecimientos discurren, apuro el café, el primer cigarrillo y las últimas noticias digitales de esos héroes, capaces de ir de frente y por derecho. Conscientes de que los datos, las informaciones publicadas, contrastadas y veraces, les pueden hacer pasar mas de una noche en blanco, sólo hay que fijarse en sus semblantes cansados tras cada declaración. No son gente de ponerse al pairo cuando hay tormenta. Estamos, pienso, en ese momento de la historia donde se pueden repartir hostias por doquier. Suele ser en este punto de la pieza, donde me planteo si es el momento de desbarrar o, como mis compañeros de facultad dicen, esperar y “ver quien lanza el escupitajo más lejos”. Sin borrador, a pelo. Buena tesitura.

Escuchaba las declaraciones de un líder de la oposición venido a menos en un programa de prime time en televisión. No se puede ser más inteligente. ¡Joder, tío, equivócate en algo! Hazlo aposta, hombre, sé humano. Los medios siguen siendo tan predecibles como vanos, donde una absurda mentira, y su protagonista empecinado en un bucle que no lleva a ninguna parte, son portada machacona día tras día.

España, camisa negra de mi desesperanza.

Paco Martí

Anuncios

6 respuestas a “Las manos en alto, donde las pueda ver

  1. elena balado 9 abril, 2018 / 2:28 pm

    La solución es fácil, No tv, No periódicos y SI a ser tu mismo y a VIVIR, si,si, con mayúsculas….

    Me gusta

  2. María del Mar 9 abril, 2018 / 4:19 pm

    Poder decir todo eso no tiene precio ahora que está en el debate si hay democracia… Un saludo

    Me gusta

  3. Pablo Magnieto 10 abril, 2018 / 6:02 am

    Celebro tu fina ironía,trasluce lo peor de este país. Si me permite.Saludos.

    Me gusta

  4. Javier Alonso 10 abril, 2018 / 1:58 pm

    Qué pena tener que revivir momentos que ya creíamos del pasado.
    Sólo con la lucha y la dignidad volveremos a poder sentir un poco de nuestra esencia. Sigue así escribiendo
    Un saludo

    Me gusta

  5. Silvestre 11 abril, 2018 / 9:55 am

    Me ha gustado tu escrito,está bien escrito,pero ademas estoy totalmente de acuerdo,pero si me permites,a todos los niveles y de todos los colores.Un abrazo

    Me gusta

  6. Manuel Cañadas 12 abril, 2018 / 7:28 pm

    Nosotros impasibles, con quejas someras, honestas, pero solo quejas. Y de eso se ríen, se seguirán riendo…como las hienas, porque nos ve como carroña.
    Muy bien Paco y no es ningún consuelo que sea de todos los colores, solo es peor aún si es posible, repartir la miseria moral y humana, además de no ser cierto, no hace a los verdaderamente corruptos y mentirosos, mas viables.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s