Un recuerdo escondido

tree-3097419_960_720

Quizá tu recuerdo lo guardo encapsulado en algún rincón desconocido de mi cuerpo, que fue tu cuerpo. De mi carne, que fue tu carne.

Quizá gire como mariposas que arañan mi alma, que se alejan de todo, como una nube que gira en el viento.

Quizá lo guarde con todas las contradicciones con que lo guardo, quizá… quizá ni siquiera sé el porqué es así…  quizá tampoco quiera llegar a saberlo.

¡Cuántas veces te voy a nombrar y me contengo! Mis labios fueron mudos para tu nombre; lo reprimo, porque no sé el tono con que evocarlo… si de queja, si de llamada, si de ira o de ternura o quizá de añoranza… no lo sé y no lo entiendo. Cuando deja de pronunciarse un nombre, su portador muere para siempre, y quizá yo quería que estuvieses muerta eternamente.

Otros recuerdos llegan a mí y salen de mis labios, o quizá los derramo en un papel, pero el tuyo, sigue ahí, cautivo, escondido y silencioso, concreto, arrinconado, asustado de estar aún presente… cuando tan clamoroso era, tan protagonista en mí, en todos mis actos, en mis pensamientos, por ti dirigidos, aún sin tu presencia.

No quiero ponerle nombre al sabor de tu recuerdo; es más, no sabría hacerlo… es más, no creo que exista palabra que lo contenga… aún no… aún no.

Pero hoy, al ver a un niño jugando en el parque, cómo llevaba a la falda de su madre las hojas de magnolio y cómo ella las unía para tejerle un bello collar… quizá ha sido entonces, en ese momento, cuando tu nombre ha vuelto a emerger, como arrancado, de mi pecho… y mis labios te han nombrado de nuevo: Mamá.

Manuel Cañadas

Anuncios

12 respuestas a “Un recuerdo escondido

  1. elena balado 12 abril, 2018 / 11:52 am

    Por Dios Manuel, estoy conmovida es un GRAN canto a Tú Madre….. con Tu permiso se lo hago llegar a la mía. Gracias por todo lo que me estás haciendo sentir con tus escritos.

    Me gusta

  2. Elena Martínez 12 abril, 2018 / 6:59 pm

    No puedo creer que cada nuevo relato tuyo sea mejor que el anterior, eres un gran hombre

    Me gusta

  3. carmen aguilella 13 abril, 2018 / 9:08 am

    un relato emocionado, poetico, precioso.Cuantas veces recordamos a nuestros padres como si no hubieran pasado años y pudieramos darles todavia ese beso que no fue.

    Me gusta

  4. Manuel Cañadas 13 abril, 2018 / 9:53 am

    Gracias a ambas.

    Me gusta

  5. fernando valles 13 abril, 2018 / 11:07 am

    ¡Bravo Manolo! Tú escrito remueve los sentimiento; trae a la memoria de cada uno, algún mágico momento de complicidad, entre la Mama y su hijo. Me ha encantado… ¡Muy bueno!

    Me gusta

  6. Trainer 16 abril, 2018 / 9:40 am

    Un gran homenaje a las madres. Precioso Manuel.

    Me gusta

  7. María José 16 abril, 2018 / 12:28 pm

    Muy bonito, lleno de sentimientos……trasmite.
    Felicidades

    Me gusta

  8. Manuel Cañadas 17 abril, 2018 / 11:02 am

    Gracias a todos

    Me gusta

  9. María del Mar 19 abril, 2018 / 9:56 pm

    Grande Manolo, cada día te entiendo mejor y me gustas.

    Me gusta

  10. Pablo Magnieto 20 abril, 2018 / 5:37 am

    Sin duda alguna, demuestra tener un gran talento y por supuesto una gran sensibilidad.

    Me gusta

  11. Manuel Cañadas 28 abril, 2018 / 6:08 am

    Gracias de nuevo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s