Los patios cordobeses

el-zoco-1541626_960_720

Acabo de llegar a casa, después de seiscientos kilómetros. Aún estoy impresionado; siento el olor y, si cierro los ojos, soy capaz de ver todo el color, de oír el rumor del viento al pasar a través de esas paredes vegetales, de esa variedad cromática que es capaz de ofrecer un patio cordobés.

Según cuenta el Catedrático de Botánica, D. Eugenio Domínguez Vilches, ex Rector de la Universidad de Córdoba, en el siglo XV, cuando un cordobés tenia un solar y mandaba construir algo, la petición era “Hágame Usted un patio; con buenos corredores, y si sitio queda, hágame unas habitaciones”, Esta era la idea que de una casa se tenía en Córdoba ya en aquella época: lo imprescindible, y primordial era el “Patio” … Luego, lo que sea. Tal era la importancia de aquellos patios entonces, y aún lo sigue siendo hoy en día para los cordobeses: es preciso disponer de un patio a rebosar de vegetación, plantas, flores y el rumor del agua que, como un sonsonete, acompaña al susurro de las hojas, de la multitud y variedad vegetal que produce el dulce perfume que se va colando en los patios.

El patio es un lugar sagrado, apacible y tranquilo, donde reina la paz la tranquilidad y el sosiego, donde los cinco sentidos se embriagan en un agradable sensación que invita al recogimiento, y al libre pensamiento, sin atadura ninguna. Son los patios de Córdoba donde se puede sentir el aliento de Diana y Artemisa. El visitante se da cuenta que estas Diosas han guiado la mano que ha situado cada una de las plantas en su lugar correspondiente, para guardar la armonía de un único todo.

La primera vez que uno entra en un patio cordobés, la primera impresión, es el impacto que produce la variedad de colores, olores, y sonidos, los susurros del agua, y la brisa al pasar entre las hojas de los olivos o naranjos, o las buganvilias, que se desparraman perezosas, los claveles trepadores con el rojo o el blanco chillón, los limoneros con sus verdes hojas y amarillos frutos, o los naranjos extendiendo su olor dulzón de la blanca flor del azahar. También la variedad de color de los geranios, el común, el francés, y el rebautizado “gitanilla” originalmente de Sudáfrica; qué decir de las petunias, el jazmín chino, o la dama de noche, inundando todo el patio con su perfume embriagador, de los olivos, laureles, la “diamela” o jazmín de Arabia y los últimos en incorporarse los cactus de pascua…  y, lo más impresionante: el silencio.

Uno se siente trasladado a la época Califal en que aquella Córdoba era el centro del Mundo, el centro del saber; en la que eran capaces de convivir tres culturas tan diferentes, y tan unidas en el arte del saber, con un afán por desarrollar la filosofía, medicina, arquitectura, poesía… Grandes maestros son Averroes, Góngora, Iqn Quzman, Maimónides, Lucio Anneo Seneca, Albucasis, etc… Son tantos los nombres que a la sombra de los patios cordobeses serenaron su alma para sublimar su espíritu al arrullo de estos sonidos que ahora estoy oyendo; disfrtaron con los olores y colores, que transportan el espíritu a un más allá del razonamiento humano, pero… quizás sea cierto que haya lugares mágicos, sitios que con el rumor del agua, el olor y el color, nos puedan trasladar a una quinta dimensión donde pueda hacerse cierta cualquier ilusión, cualquier pensamiento; donde el arrullo de la brisa, sea una parte del conjuro de esa magia; donde esos miles de verdes, rojos, amarillos, violetas, azules, blancos… y miles y miles de tonalidades, se funden en una paleta cromática vital. Lo que sí es seguro es que si hay algún sitio… algún lugar… en el que uno, se pueda llegar a fundir, con esa quinta esencia… ese lugar necesariamente ha de ser un patio cordobés.

Hoy he tenido ocasión de respirar, de sentir el arrullo del agua, de ver colores que jamas  pude imaginar que la naturaleza, fuera capaz de crear, y he oído el silencio, entre el rumor y el susurro de la brisa… El mágico y reconfortante silencio… El milagro de la tierra, del agua, del sol. Así es Córdoba.

        Fernando Valles

Anuncios

8 respuestas a “Los patios cordobeses

  1. Jtrainer 4 mayo, 2018 / 6:45 pm

    Esta mañana he hablado con tu mujer y me ha dicho que es muy bonito. Yo voy la próxima semana, pero después de leer tu escrito se me va a hacer muy larga la espera. Espero como tu empaparme de olores y colores.

    Me gusta

  2. Amparo 5 mayo, 2018 / 6:56 am

    Que bonitos son ,nunca se olvidan.La naturaleza es tan constuctiva y tan alegre.Mi enhorabuena por tu texto

    Me gusta

  3. Elena Martínez 6 mayo, 2018 / 8:54 pm

    A mí me pasó algo parecido hace unos años, los visité y no me despido de volver, impresionante

    Me gusta

  4. elena balado 6 mayo, 2018 / 9:07 pm

    Fernando, me has recordado el último viaje que hice yo allí en mayo de 2013. Muy buena descripción, creo que estoy “oliendo” el ambiente. Te recomiendo que vayas la semana que viene a Girona. Hacen “Temps de flors”, un certamen floral que es el más importante de Europa. Este año es del 12 al 20 de Mayo y adornan con flores todos los rincones del casco antiguo. Hay concurso y es una verdadera pasada. Que lo disfrutes.

    Me gusta

  5. Manuel Cañadas 7 mayo, 2018 / 8:52 pm

    Magnífico Fernando, magnífico. Si le pones un poco de rumor de fuente, cuando lo lees, te trasladas al lugar con magia y frescura.

    Me gusta

  6. Pablo Magnieto 9 mayo, 2018 / 5:19 am

    Leyendo el artículo, he recordado mi niñez a unos pocos kilómetros de Córdoba.

    Me gusta

  7. Nieves Bejerano 10 mayo, 2018 / 8:11 pm

    ¡Ay si esos patios cordobeses hablaran!… testigos de tantas situaciones …Me ha gustado mucho como los describes Fernando.

    Me gusta

  8. Fernando Valles 11 mayo, 2018 / 10:33 am

    Me alegro, que os haya gustado el relato, lo cierto es que tienen algo de magia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s