Mi padre

pier-407252_960_720

¿Qué recuerdo de mi padre? Sobre todo, sus ojos grandes, limpios, de color gris jaspeado, de persona buena, honesta y tranquila, pero luchadora y trabajadora. Mantengo el recuerdo de esa mirada que tantas veces a lo largo de la vida me ha tranquilizado. Nunca he encontrado otros ojos tan bonitos y con unas pestañas tan largas que me transmitieran la misma paz, y mira que a mí me gusta cuando hablo con las personas  mirarles a los ojos. En la cama del hospital sus ojos eran suficientes para saber cómo estaba, porque él siempre estaba bien. De las otras muchas cosas que recuerdo es cuando me ayudaba a hacer los deberes, especialmente a buscar en los diccionarios las palabras. ¡Mira que nos hacían buscar definiciones! Y también lo mucho que le gustaba pescar en vacaciones.

Mi  padre se marchó cuando yo tenía recién cumplidos los 18 años, después de darme una lección de lucha, coraje y saber estar. Estuvo ingresado en Valle Hebrón (el Hospital General de Barcelona) cinco meses, luchando contra las complicaciones que iban saliendo en su enfermedad hasta el último momento. Entonces le dijo a mi madre  “Dolores, ya no puedo más”.

No pude disfrutar de su compañía: éramos muy jóvenes, y eso siempre lo he tenido como lastre.

Mª Carmen Barberan

Anuncios

2 respuestas a “Mi padre

  1. tere 31 mayo, 2018 / 7:03 am

    Un relato muy valiente

    Me gusta

  2. Elena balado 4 junio, 2018 / 8:36 pm

    Mª Carmen, ¡Qué duro!… trasmites el amor que le sigues teniendo. Un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s