Gallinas para la jubilación

20180530_152541

Año 2016. Mi hermano y yo vemos acercarse la próxima jubilación. Después de estar trabajando juntos los últimos años, y pensando en algo que nos permitiera vernos todos los días, optamos por buscar un lugar donde pudiéramos criar gallinas ponedoras, y así forzarnos a tener que ir todos los días del año a limpiar, dar de comer, de beber y, lo más importante, recoger los huevos.

Empezamos buscando alquerías sin uso por el término municipal durante poco más de un año, pero no tuvimos suerte en esta búsqueda. Una primera idea fue la de cercar una pequeña parte de un huerto de naranjos en el que había una caseta de aperos y meter allí las gallinas. Nos pareció una buena idea, pero entre los pros y contras ganaron estos últimos. No estaría a la vista y no quedaba demasiado cerca de nuestras viviendas respectivas.

A mediados del 2017, un amigo nos ofrece una pequeña parcela a orilla de un camino sin uso agrícola. No hay agua, no hay luz, pero está muy cerca de nuestras respectivas viviendas. Tomamos la decisión de que en este lugar nos pondríamos a construir nuestro gallinero.

Siguiente decisión: ¿Cuántas gallinas? Después de varias charlas, siempre delante de una mesa con unas buenas cervezas, optamos por empezar con 6 gallinas y un gallo.

Empiezan las dudas. Hay que montar un vallado. ¿Cuántos metros cuadrados? Viendo la parcela, consideramos que con una buena valla de 2 metros de altura y con una superficie de 200 m2 (10 x 20 m) sería más que suficiente. Llegan los trámites administrativos, permisos, presupuesto del vallado, etc. Tres meses de parón y cada día con más ganas de empezar. Por fin tenemos los permisos. Aceptamos un presupuesto y se monta el vallado.

Llega el momento de construir el gallinero. Dibujamos planos, tomamos medidas, elegimos materiales, etc. Construimos un gallinero con perfilería y tela metálica. Lo cubrimos con chapa ondulada metálica. El siguiente paso fue construir el “dormidero” y el “ponedero” para las gallinas, los cuales fabricamos con listones de madera de pino y lo recubrimos con listones de “palets”.

Faltaban las inquilinas, nuestras seis gallinas, cada una de una raza distinta. Y para completar, un gallo, al que llamaremos José Luis.

30 de abril de 2018. Llegan nuestras gallinas y José Luis.

Cada día a la misma hora mí hermano y yo nos reunimos en nuestro gallinero, lo limpiamos, alimentamos a las gallinas, cogemos los huevos y, lo más importante, disfrutamos de nuestra compañía.

Alonso

Anuncios

5 respuestas a “Gallinas para la jubilación

  1. María Pilar 🙋 9 noviembre, 2018 / 10:50 pm

    Interesante , como preparar parte de jubilación..

    Me gusta

  2. J.A. Viedma 10 noviembre, 2018 / 11:24 am

    Buena idea y ejemplo para poder hacer algo parecido.

    Me gusta

  3. Encarna 11 noviembre, 2018 / 6:09 pm

    Precioso relato de una buena meta conseguida !

    Me gusta

  4. pablo quevedo agius 11 noviembre, 2018 / 9:18 pm

    me gusta, enhorabuena…

    Me gusta

  5. Jose Luis San Maximo 15 noviembre, 2018 / 10:11 am

    Yo estoy haciendo algo parecido con un huerto.Es una maravillosa forma de mantenerse activo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s