El gran dolor

 

rosa-en-la-mar-d130b1b7-af12-4f90-8c22-cebe7a108121

Todos pensamos que no hay dolor mas grande que la pérdida de un hijo, pero la vida nos demuestra que todavía puede ser mas angustiante y dolorosa esta pérdida si no se encuentra el cadáver.

No estamos (y nunca estaremos) preparados para la pérdida de un hijo: es un hecho contra natura que un ser al que le hemos dado la vida pueda morir antes que nosotros. Es inaceptable y nos sume en un desconsuelo muy difícil de sobrellevar. Pero si tras un accidente no aparece el cadáver, la angustia y el sufrimiento se multiplican; el dolor es tan insoportable que solo pides que aparezca cuanto antes

Estos días hemos sufrido la pérdida de nuestra sobrina, una joven maravillosa de 28 años, llena de vitalidad y energía, que se precipitó en un coche desde un acantilado de 60 metros de altura, cayendo al mar en el Algarve portugués. Los servicios de emergencias localizaron el vehículo en el mar, pero en su interior solo había un zapato. Los buzos iniciaron las tareas de búsqueda en una zona de muy difícil acceso sin resultados.

La angustia de los padres y familiares ha sido inimaginable, aceptando hipótesis descabelladas para no aceptar la dura realidad, que nos ha llevado a pensar que podía estar retenida contra su voluntad, que hubiera saltado del coche en marcha, que ella misma hubiera despeñado el coche… cualquier cosa que nos diera un mínimo de esperanza. Hasta que poco a poco nos dimos cuenta de la cruda realidad y todos nuestros deseos se transformaron en la necesidad de que apareciera el cuerpo: era lo que pedíamos. El paso de las horas y los días sin resultados se hacia insoportable y solo pensábamos en que apareciera. Era como si toda la desolación y dolor por la pérdida del ser querido se transformara en desolación  y dolor por no tener su cuerpo

Tras 72 horas de intensa búsqueda fue encontrada en el mar. La familia hemos podido iniciar el duelo que es muy difícil de sobrellevar.

Ojalá nunca mas tengamos que pasar por algo semejante.

Maite

Anuncios

One response to “El gran dolor

  1. Julia Reyes Nieto Carrasco 19 febrero, 2019 / 7:43 am

    Solo decirte que comparto tu dolor y el de toda tu familia, se muy bien lo que se siente al perder un hijo es lo más doloroso que podemos vivir, un fuerte abrazo.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s